miércoles, 21 de marzo de 2018

Caterina de Baccala ūüĆĻ

S√≠, a 21 de marzo y sobre todo a ra√≠z de varios comentarios que le√≠ en uno de mis v√≠deos, al fin me animo a mantener ese prop√≥sito de volver a subir cosas al blog. Aqu√≠ os dejo algo que escrib√≠ hace unos meses, espero que os guste ❤️
Caterina de Baccala fue una mujer que nació en una familia burguesa del siglo XIX en Nápoles, Italia. Todos sus ancestros llevaban el talento de tejer en la sangre, así que ella no podía ser menos. Se puso a ello tan pronto como pudo aprender el oficio. Sin embargo, lo detestaba a pesar de que se le diera de maravilla. Prefería fijarse en cómo se podía narrar en los tapices. Así fue cómo su afición por contar historias comenzó. Pasó su adolescencia y juventud rodeada de hojas de papel y con las manos siempre manchadas de tinta.
Cuando a los veintitr√©s a√Īos conoci√≥ a Pierre Allard, un artesano franc√©s que hab√≠a emigrado a Italia, su talento se dispar√≥. La pasi√≥n que sent√≠a ella en la relaci√≥n se  reflejaba en sus palabras. Los ciudadanos de N√°poles comenzaron a conocer sus historias, la gente las pasaba de boca en boca y pagaba por ellas. Caterina y su amor con Pierre eran ya una leyenda. Por desgracia para la joven, con las nuevas corrientes cient√≠ficas que llegaron a Europa la literatura qued√≥ relegada a algo para fantasiosos, y m√°s a√ļn la amorosa. Caterina se vio sin dinero propio, y agobiada, comenz√≥ a buscar algo que hacer para no depender de su ya entonces marido, Pierre. Cuando una noche recog√≠a flores de una pradera cercana para decorar la casa, se entretuvo haciendo arreglos con las plantas y las coloc√≥ en el escaparate de la tienda de su padre. Al cabo de unos d√≠as, los clientes estaban interesados en esos arreglos florales tan de cuento, tan delicados y bellos. Caterina comenz√≥ entonces a vender su arte floral. Enredaba los jazmines, las rosas y las margaritas junto con un breve relato de creaci√≥n propia. As√≠, consigui√≥ llamar de nuevo la atenci√≥n de los napolitanos.

A los treinta a√Īos, Caterina fue hallada en un estanque, ahogada y rodeada de lirios. Flotaba sobre la superficie sin perder ni un √°pice de la elegancia que hab√≠a tenido en vida. Se dice que hab√≠a llegado a un punto en el que no sab√≠a c√≥mo seguir manteniendo a flote las palabras, que hab√≠a sentido que hab√≠a tanto que crear que hab√≠a preferido morir antes que no poder conseguir llevar a cabo todas sus ideas.

Cientos de a√Īos m√°s tarde, el artista Frantz von Stuck (1863) se sinti√≥ tan inspirado por esta escritora y su historia que decidi√≥ retratarla en base a los testimonios que hab√≠a conseguido. Caterina de Baccala ser√≠a entonces la dama de las flores y las palabras cuyas creaciones hab√≠an sido algo tan hermoso, humano y tierno que su huella hab√≠a perdurado en el tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Mi novela, disponible en Amazon.

Mi novela, disponible en Amazon.
Papel: 7,02 euros. Ebook: 1,57 euros.