sábado, 19 de octubre de 2013

Como extraños

Mientras el temor le oprimía el corazón, casi dejándola sin respiración, pensaba en todo lo que había ocurrido en los últimos días.
En el miedo a que se enfadara con ella por no contarle su secreto, recordó cuando leyó su mensaje, cuando pensó que no querría volver a verla.
Cuando reunió suficiente valor como para decírselo.
Y los segundos angustiantes que siguieron.
Su respuesta.
Una vez más, sus pensamientos se mezclaron creando una nube negra y tupida dentro de su cabeza, que no le dejaba ver la claridad.
Él le dijo que tenía que pensarlo.
La primera vez que volvieron a verse después de su confesión, fue extraño. Pero conforme fueron pasando los minutos, todo volvió a la normalidad. Los días siguientes eran sonrisas del uno al otro, salían más a menudo, les iba bien. Pero ella estaba confusa y él se cansó de esperar. Su primera respuesta fue un "no", que hizo que su relación se enfriara un poco.
Después todo volvió a su cauce. Se hablaban como antes, y ella pasó un día inmejorable a su lado. Ese tipo de días que te hacen sonreír como una tonta al volver a casa y pensar en todo lo que habéis hecho juntos.
Pero pasaron los días y todo se complicó.
Él volvió a preguntar.
Ella seguía confusa.
Él se cansó y exigió una respuesta definitiva. No más oportunidades.
Las nubes oscuras que cubrían sus pensamientos la condujeron a una respuesta negativa una vez más.
Y así, terminaron como extraños.
All | via Facebook

2 comentarios:

  1. Es una entrada preciosa. Me encanta como escribes en "formato poema" por decirlo así.
    Muchos besitoos

    ResponderEliminar
  2. Me encanta Marina *-* Quiero más entradas así :3

    Un besito,
    Alba

    ResponderEliminar

Mi novela, disponible en Amazon.

Mi novela, disponible en Amazon.
Papel: 7,02 euros. Ebook: 1,57 euros.